El padre mismo explica cuales fueron los motivos en una epígrafe de una foto publicada que dicta: "Mi hija ha estado posteando selfies sensuales de ella y en vez de decirle que deje de hacerlo pensé algo mejor".

El padre no ha escatimado en detalles, presta atención a los tatuajes en cada foto.

Nosotros, los terceros podemos matarnos de la risa, pero de seguro que la pequeña Cassie por lo menos al pricipio no le debe haber resultado muy simpático